adios y gracias

La vida como salesiano está llena de regalos inmensos que Dios hace, y yo he tenido la suerte de poder compartir el trabajo y la vida con todas y cada una de las personas que forman parte de la Obra Salesiana de Sabadell, en especial con el Centro Juvenil La Sala, lugar que ha sido mi casa más querida durante este tiempo con vosotros.

Dentro de nada marcharé a mi nuevo destino, Salesianos Alicante, lugar donde con el recuerdo imborrable de Sabadell comenzaré a trabajar con los niños, adolescentes y jóvenes que Dios me envíe. Pero antes de marchar simplemente quisiera expresaros mi gratitud por todo lo que de bueno he recibido de vosotros. Doy gracias a Dios porque a partir de ahora formáis parte de mi historia, de mi vida. Mis sentimientos  se expresan con claridad con la famosa frase de Pedro Casaldáliga cuando dijo: «Al final del camino me dirán: -¿Has vivido? ¿Has amado? Y yo, sin decir nada, abriré el corazón lleno de nombres».

Agradecer a los niños de El Triqui, a los adolescentes de la Dragonera y a los jóvenes del Espai Jove todo lo vivido y compartido. A las familias agradeceros la confianza depositada en el Centro Juvenil y en el trabajo educativo que con tanto cariño hemos ido haciendo durante estos años con vuestros hijos. Y a los monitores y monitoras gracias por seguir haciendo realidad en Sabadell el sueño de don Bosco. Que la familia del Centro Juvenil continúe con fuerza al curso que viene y que acojáis con mucho cariño al nuevo Rector de la Parroquia y Titular del Centro Juvenil, el salesiano, Joan Marqués.

Nada más, tendréis siempre un amigo que os quiere, con afecto, me despido, y un GRACIAS inmenso a todos. Hasta siempre.

José Luis Navarro Santotomás, salesiano

Advertisements